Cervantes en el Condado de Niebla. A propósito de un aniversario casi olvidado

El historiador José Luis Gozálvez hace un repaso a la presencia del autor de El Quijote en la provincia de Huelva, una estancia de la que ha quedado constancia en las Actas Capitulares de nuestros pueblos. Un interesante recorrido por un episodio poco conocido de la historia de la provincia de Huelva.

José Luis Gozálvez Escobar. 

Una conocida imagen de Miguel de Cervantes.
Una conocida imagen de Miguel de Cervantes.

1.- LAS ANDANZAS ANDALUZAS DE DON MIGUEL, 1587-1602

Cuando la descortesía real frustraba su vocación de emigrante a Indias…«…busque por acá en qué se le haga merced»… le encontró, por estos reinos, el peligroso acomodo de recaudador de impuestos: alcabalas y otras difíciles imposiciones extraordinarias para la Invencible y las Galeras del Rey, en aquellos años más que flacos del Condado de Niebla.

Este cautiverio andaluz, de cerca de 15 años, le llevó por los reinos de Sevilla, Córdoba y Jaén.

La Armada Invencible.
La Armada Invencible.

Tras los años de Lepanto, el cautiverio de Argel y no pocas aventuras más, llegó a Sevilla en los primeros días de mayo de 1587. Allí obtiene, por mediación del Alcalde de la Real Audiencia, Diego de Valdivia, el cargo de comisario real de abastos para la Armada Invencible, al servicio de Antonio de Guevara, comisario general de la provisión de las galeras reales.

Comienza en Écija, donde sus requisas de grano eclesiástico le valen la amenaza de excomunión. Recorre luego Córdoba: La Rambla, Castro del Río (vuelve a ser amenazado de excomunión); continúa requisando aceite y trigo en Écija, Marchena y Paradas. Allí es acusado por el regidor Luis de Portocarrero de malversación de bienes, acusación de la que sale airoso.

Mapa cervantes gozálvezA principios de 1590, está en  Carmona y Écija, para recaudar aceite en la comarca. En 1591, prosigue con sus requisas, por Jaén, Úbeda, Baeza, Estepa, Montilla, Aguilar… De ahí pasó a: Olivares, Porcuna, Aguilar, Martos, Alcaudete, Arjona, Lopera, Arjonilla, Marmolejo, Monturque, Linares, Bejíjar, Villanueva y Las Navas.

Sen¦âorios cervantes gozálvezSu ayudante, Nicolás Benito, es denunciado por abusos y Cervantes evade su responsabilidad gracias a la mediación de Isunza.

En 1592, acusado por el corregidor de Écija de venta ilegal de granos, ingresa en la cárcel de Castro del Río. De nuevo, la influencia de Isunza logra que se le deje en libertad muy pronto.

En 1593, la comisión encomendada a Cervantes se circunscribía a un ruedo de doce leguas al oeste de Sevilla. Llega al Condado de Niebla

Firma de Cervantes.
Firma de Cervantes.

La documentación original, con manuscritos, firma y rúbrica del escritor, fue consultada por Pérez Pastor, a fines del siglo XIX. Cuando la revisó Astrana Marín, en 1950, sólo encontró la de Villalba, Bollullos, Villarrasa y La Palma. Hoy se conserva únicamente la de ésta última.

En el archivo de Niebla hay constancia de la asignación de 600 fanegas de trigo a recaudar entre Villarasa, Bonares, Lucena, Rociana, Valverde, Calañas, Villanueva de las Cruces, Santa Bárbara, Cabezas Rubias y Niebla, pero sin aludir a Cervantes.

Firma en el texto de La Palma.
Firma en el texto de La Palma.

Transcribo el texto de La Palma:

Acetación.

En la villa de La Palma, en el dicho día, mes e año dicho, visto el dicho cabildo por el dicho Miguel de Çervantes, comisario susodicho, dixo que azetaua e azetó lo acordado por el dicho Concejo de las dichas ÇIEN FANEGAS DE TRIGO, por quanto con el dicho comisario el dicho Concejo a echo el dicho asiento e conçierto de las dichas cien fanegas de trigo, atento a que es tal la esteleidad e poca cosecha que en las sementeras del término desta villa a avido, e ser muy corto el término della; y que el dicho Miguel de Oviedo, proveedor e contador susodicho, avrá por bien el dicho açiento e conçiertoques echo en su nombre y en virtud de su comisión, cuyo traslado autoriçado (…) el presente escribano, está cosido en este libro, de que yo el presente escribano doifee; e se enbiará por el dicho trigo a esta dicha villa dentro de los dichos quinçe días, e se traerá los maravedís que montare, a raçón de los dichos catorze reales, que es la Premática Real. E lo firmó de su nombre, siendo testigos Andrés Gomes y Pedro Bernal y Alonso Gomes, vecinos desta villa. Miguel de Cerbantes Saavedra (rúbrica). Juan Pinto, escribano público.

Una imagen de Escacena.
Una imagen de Escacena.

Así pues, en las calores de aquel verano de 1593, Cervantes se aposentó por algunos días en los lugares del Condado, pactando y fijando el reparto que debía corresponder a cada municipio; repitió la visita en septiembre, con una secuencia que, al menos en parte, es clara; en octubre y noviembre debió acudir de nuevo a algunos pueblos concretos (Paterna, Almonte, Niebla…), tal vez porque no había podido rematar por completo su cometido fiscal.

En 1600 abandona Sevilla y tantos años de dificultades, sin que sepamos mucho más de sus andanzas andaluzas, aunque hay quien supone, con poca fiabilidad, que pudo volver a la penitenciaría de Sevilla en 1602.

cernates picasso cervantes gozálvezEl mismo Cervantes afirmaría más tarde que hasta abandonó sus quehaceres literarios: «Tuve otras cosas en que ocuparme; dejé la pluma y las comedias» (Preliminares a Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados, 1615), aunque, según algunos estudiosos de su obra, en estos años andaluces podría haber esbozado el plan novelesco de El Quijote y aun haber comenzado a escribirlo en la cárcel sevillana.

2.- LA ALUSIÓN A GIBRALEÓN EN LA DEDICATORIA DE LA PRIMERA PARTE DE El QUIJOTE (1605)

Portada de El Quijote.
Portada de El Quijote.

El texto dirigido al Duque de Béjar y Marqués de Gibraleón es muy claro respecto a los propósitos que llevan a Cervantes a dedicarle el Quijote, sin ninguna relación con la población del Odiel, como tantas veces se ha repetido:

En fe del buen acogimiento y honra que hace Vuestra Excelencia a toda suerte de libros, como príncipe tan inclinado a favorecer las buenas artes… he determinado de sacar a luz El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, al abrigo del clarísimo nombre de Vuestra Excelencia, a quien… suplico le reciba agradablemente en su protección, para que a su sombra… ose parecer seguramente en el juicio de algunos que, conteniéndose en los límites de su ignorancia, suelen condenar con más rigor y menos justicia los trabajos ajenos; que, poniendo los ojos la prudencia de Vuestra Excelencia en mi buen deseo, fío que no desdeñará la cortedad de tan humilde servicio.

Resulta cuanto menos pintoresco valorar con el exceso que se ha hecho la dedicatoria cervantina del Primer Tomo de El Quijote. El texto anda lleno de lugares comunes, frases entresacadas de otros (Herrera y Francisco de Medina) y no se aleja del frío estereotipo al uso.

libros cervantes gozálvezEl marquesado de Gibraleón es sólo uno de los múltiples títulos de los descendientes de la casa real de Navarra y ni tan siquiera sus dominios son los más saneados y lucrativos.

En justa correspondencia, en la villa del Odiel apenas si se conocía al marqués más que por sus comisionados y la entonces desdichada y proverbial costumbre de solicitarle la rebaja o la moratoria de los derechos de la Casa sobre la villa.

En la actual Provincia de Huelva, mucho más conocidos, cercanos y populares eran el Conde de Niebla, que pasó a residir por las mismas fechas en el Castillo de San Pedro de Huelva, o el Marqués de Ayamonte, que vivía regularmente en su Palacio junto al templo de San Francisco. A ambos les dedicó también sus versos Góngora.

Gibraleón.
Gibraleón.

Pedro de Espinosa ofreció “al gran duque de Béjar” su Primera Parte de las Flores de Poetas ilustres de España (Valladolid, 1605), en cuyo mismo tomo se inserta un soneto “a la Grandeza del Duque de Béjar” de la pluma del Contador Juan López del Valle. Christóbal de Mesa le dedicó sus Rimas (1611), y en su versión de Las Églogas y Geórgicas de Virgilio (1618) se halla también una composición dedicada “a los duques de Béjar”. Del mismo modo, en la Segunda Parte de las Rimas, de Lope de Vega (s. a. ejem. Biblioteca Nacional), hay versos en homenaje al duque de Béjar, como el soneto 131. Góngora, en fin, le volverá a dedicar Las Soledades al duque.

3retrato7duque cervantes gozálvezCervantes nunca aduló a la nobleza. Fue consciente de la irresponsabilidad de haber cedido el mando de unas 130 naves y unos 19.000 hombres al duque de Medina, don Alonso, designado para dirigir la Invencible, quien había tratado de eludir el compromiso señalando al emperador su ignorancia en las cosas de la mar, hasta el extremo de reconocer que se mareaba en el viaje desde Sanlúcar a su villa de Huelva:

Vimos en julio otra Semana Santa
atestada de ciertas cofradías,
que los soldados llaman compañías,
de quien el vulgo, no el inglés, se espanta.
Hubo de plumas muchedumbre tanta,
que en menos de catorce o quince días
volaron sus pigmeos y Golías,
y cayó su edificio por la planta.
Bramó el becerro, y púsoles en sarta;
tronó la tierra, oscurecióse el cielo,
amenazando una total ruina;
y al cabo, en Cádiz, con mesura harta,
ido ya el conde sin ningún recelo,
triunfando entró el gran duque de Medina

Toda su vida había andado don Miguel -libre, pero desamparado- como un hombre de bien sin señor a quien servir…

3.- EL DOCTORADO DE LAS ALMADRABAS

Dia1 cervantes gozálvezEntre las andanzas andaluzas de don Miguel, parece fuera de toda duda su visita a las almadrabas del duque de Medina Sidonia. Hay autores que defienden incluso que conoció las de Zahara de los Atunes, interpretando el conocido pasaje de La ilustre fregona donde se concluye describiendo a Carriazo: «Pasó por todos los grados de pícaro hasta que se graduó de maestro en las almadrabas de Zahara, donde es el finibusterrae de la picaresca».

Sin embargo, no siempre los últimos grados de la picaresca se obtienen en Zahara dentro de la obra cervantina. En el cap. II de El Quijote, cuando el caballero andante confunde al ventero con el alcaide de una fortaleza, éste se define como «… andaluz, y de los de la playa de Sanlúcar, no menos ladrón que Caco, ni menos maleante que estudiantado paje…»

En el cap. III de El Quijote continúa:

cervantes gozálvez«y que él, ansimesmo, en los años de su mocedad, se había dado a aquel honroso ejercicio, andando por diversas partes del mundo buscando sus aventuras, sin que hubiese dejado los Percheles de Málaga, Islas de Riarán, Compás de Sevilla, Azoguejo de Segovia, la Olivera de Valencia, Rondilla de Granada, Playa de Sanlúcar, Potro de Córdoba y las Ventillas de Toledo y otras diversas partes, donde había ejercitado la ligereza de sus pies, sutileza de sus manos, haciendo muchos tuertos, recuestando muchas viudas, deshaciendo algunas doncellas y engañando a algunos pupilos, y, finalmente, dándose a conocer por cuantas audiencias y tribunales hay casi en toda España; y que, a lo último, se había venido a recoger a aquel su castillo, donde vivía con su hacienda y con las ajenas, recogiendo en él a todos los caballeros andantes, de cualquiera calidad y condición que fuesen, sólo por la mucha afición que les tenía y porque partiesen con él de sus haberes, en pago de su buen deseo».

Lince cervantes gozálvezLas almadrabas próximas a Doñana son, en fin, fuente de inspiración para otras imágenes cervantinas bien alejadas del hampa. El pastor Corinto se sentía, a pesar de su apariencia, veloz como un atún y perspicaz como un lince:

Aunque me ves deste pelo,
soy marinero de casta,
y nado como un atún,
y descubro como un lince,
y trabajo más que quince,
y más que veinte, y aún. 

Comedia famosa de la casa de los celos y la selva de Ardenia

Villalba.
Villalba.

El paso de Cervantes por estos pagos, del que se registra constancia en las Actas Capitulares de nuestros pueblos —siempre y cuando la turba desaprensiva de eruditos a la violeta del propio entorno lo ha permitido— y la poderosa reflexión del heterodoxo alcalaíno sobre la naturaleza de algunos tipos humanos que por aquí pulularon a fines del siglo XVI y principios del XVII, me inclinaron, al fin, a ensayar esta estancia de Cervantes por los dominios onubenses de los Medinasidonia, mucho más ilustrativa, sin duda, para la vida de nuestro personaje y su época, que el frío compromiso de la dedicatoria al duque de Béjar y marqués de Gibraleón en El Quijote.



4 Responses to "Cervantes en el Condado de Niebla. A propósito de un aniversario casi olvidado"

  1. Mercedes   24 febrero 2016 at 9:48 am

    Me parece interesante y bastante difícil este artículo ya que además de estar correctamente escrito ,con rigor documental ,trabajo bastante laborioso de investigación. Otra razón más para sentirme orgullosa de ser onubense.

    Responder
  2. José Luis Gozálvez   24 febrero 2016 at 11:22 am

    Gracias Mercedes

    Responder
  3. Carmen   24 febrero 2016 at 7:16 pm

    Un buen artículo. Muy interesante. José Luis Gozálvez ha explicado muy bien las andanzas de Cervantes por el Condado de Niebla. Además es claro y ameno. Enhorabuena al periódico por publicar este tipo de artículos.

    Responder
  4. José Luis Gozálvez   24 febrero 2016 at 7:21 pm

    Gracias, Carmen

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.