Giahsa optimiza sus instalaciones en materia de eficiencia energética

El compromiso sostenible de la empresa pública proyecta un ahorro anual superior a los 13.000 euros. Se prevé además una importante disminución de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono.

Sede de la empresa pública ubicada en Aljaraque.
Sede de la empresa pública ubicada en Aljaraque.

Redacción. La empresa pública de gestión Giahsa se encuentra inmersa en una reestructuración de sus instalaciones en materia energética, cuyas primeras actuaciones están teniendo lugar en la sede central de la misma, sita en el término municipal de Aljaraque. Se trata de un proyecto de eficiencia energética que, además del ahorro considerable que se proyectará anualmente tanto en materia de energía consumida como de costes de reposición, implicará una notable disminución de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), con lo que se refuerza el compromiso sostenible y medioambiental que para la empresa pública es un objetivo prioritario.

A partir de una inversión global que casi alcanza los 54.000 euros, Giahsa prevé alcanzar un ahorro anual superior a los 13.300 euros. De entrada, la potencia demandada para el alumbrado de la sede, basada en la tecnología led, va a disminuir en 23 kw, lo que implica que la energía consumida sufrirá también una importante merma de casi 93.000 Kwh por año. Con este replanteamiento energético, los costes de reposición de la sede central de Giahsa se reducirán en unos 3.100 euros al año.

Menos emisiones a la atmósfera. Además del ahorro energético y de costes que implica esta reestructuración no se puede obviar la disminución de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono, que se estima en más de 60.300 kilos. Ese objetivo, marcado como prioritario en el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, refuerza el compromiso sostenible de Giahsa y la posiciona como una empresa puntera en materia medioambiental en la provincia.


El ahorro anual que para Giahsa implica este proyecto de eficiencia energética se divide en tres conceptos: los derivados de la disminución de la potencia demandada, de la energía consumida, casi 8.000 euros por año y, por último, del coste de reposición. Con estas cifras en la mano, la estimación es que en poco más de cuatro años la inversión económica habrá sido amortizada con creces.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.