El Rocío y la historia de las tres ermitas

Tal y como la conocemos hoy el mayor santuario de devoción mariana data de 1969 cuando la proyectaron los arquitectos Alberto Balbontín Orta y Antonio Delgado Roig para sustituir la que se levantó tras el terremoto de 1755. La primera fue la que mandó construir Alfonso X El Sabio probablemente en los últimos años del siglo XIII.

El Santuario de Nuestra Señora del Rocío. /Foto: J.Norte
El Santuario de Nuestra Señora del Rocío. /Foto: J.Norte

HBN. Cientos de miles de romeros, peregrinos y fervorosos devotos de la Virgen del Rocío procedentes de todos los rincones del globo terráqueo se dan cita cada año en la ermita ubicada en la aldea almonteña del mismo nombre para postrarse a los pies a la reina de las Marismas. Un único edficio, un solo punto se convierte en epicentro de un intenso fervor compartido como en ninguna otra romería o festividad religiosa del planeta.

Pero ¿cuál es la historia del Santuario de Nuestra Señora del Rocío, tal y como la conocemos hoy? Apenas 46 años se cumplen en este 2015 de la construcción de esta ermita en su estado actual, cuyo proyecto original redactaron los arquitectos sevillanos Alberto Balbontín Orta y Antonio Delgado Roig. Ellos diseñaron un edificio con planta de cruz latina, tres naves, un triforio y al fondo, la capilla mayor

ermita81
Mientras se construía el Santuario la imagen de la Virgen del Rocío se guardó en esta capilla. /Foto: www.rocio.com

Las obras que comenzaron el día 26 de enero de 1964, con la bendición del entonces obispo de Huelva Monseñor Pedro Cantero Cuadrado, culminaron en 1969, año en que se inauguró en el mes de abril con la bendición de la ermita el día 12 de abril por el entonces obispo de Huelva, monseñor José García Lahiguera, y el regreso al día siguiente de la Virgen del Rocío a su nuevo templo. Mientras la imagen de la Blanca Paloma se había ubicado en una pequeña capilla provisional, que  construyó el almonteño Isabelino Báñez, en la parte izquierda de la fachada.




Desde entonces, tal y como nos comenta el arquitecto Rafael Sánchez Gil, del Colegio de Arquitectos de Huelva, “se han continuado las obras y reformas que han configurado su apariencia acutal. Entre las más significativas se pueden citar, la construcción del balcón del Papa, para la visita de Juan Pablo II a la aldea en junio de 1993; el nuevo camarín de la Virgen,  la ampliación de la sacristía, y las capillas sacramental y penitencial“.

El interior actual de la ermita.
El interior actual de la ermita.

Del edificio, Sánchez Gil resalta “la portada que llama poderosamente la atención a primera vista por su forma de gran concha bautismal”. Mientras, en el interior destaca también el retablo barroco que se construyó entre 1981 y 2006 diseñado por Juan Infante Galán y llevado a cabo por el artista Antonio Martín Fernández, bajo la tutela del presidente de la Hermandad de entonces, Santiago Padilla y el reverendo padre Manuel Jesús Carrasco.




La reforma más reciente es el Museo del Rocío que ocupa el coro y triforios del mismo, inaugurado en julio de 2014.

Alfonso X 'El Sabio' y su Corte.
Alfonso X ‘El Sabio’ mandó construir la primera Ermita del Rocío.

Primera Ermita
Nada tiene que ver el templo que ha llegado a nuestros días con la primera ermita que fue levantada aproximadamente entre 1270-1300 por orden de Alfonso X El Sabio, tras conquistar la tierra a los musulmanes, y aparece mencionada en su Libro de la Montería (1340), el primer documento que recoge la existencia de una Ermita en La Rocina.

Era de estilo mudejar, tenía techumbre de madera a dos aguas y compás; medía diez varas de larga y estaba orientada al sur -la puerta principal daba a la marisma, orientación que perdería en el segundo edificio-. Desde su construcción, sufrió una serie de importante reformas y ampliaciones importantes y permaneció en pie hasta que el terremoto de Lisboa de 1755 la dejó prácticamente destruida.

ermita11
La imagen de la ermita a finales del siglo XIX. /Foto: www,rocio.com

Solo cinco años más tarde ya se había levantado un unevo Santuario, que se bendijo e inauguró sobre 1760 y que perduró hasta el siglo XX. Se trata de “un segundo santuario de estilo mudéjar con elementos barrocos en la fachada y que incorpora un magnifico retablo atribuido a Cayetano d’Acosta. Es más amplio y la planta es distinta, ya que tiene una orientación de este a oeste”, comenta Rafael Sánchez.

También sufrió este templo un rosario de modificaciones, la más importante de las cuales se efectuó en 1915.  Cuatro años después la fachada se revistió de ladrillo limpio y se incorporaron dos cuadros de cerámica trianera que representan la leyenda del hallazgo de la Virgen por el cazador y la procesión primitiva en que fue trasladada a la villa de Almonte.

Santuarioantesde1963
Santuario antes de 1963.

Durante los años 40 se reparó nuevamente la fachada y se alicató con axulejos de color gris claro y oscuro, aspecto que duraría hasta que fue demolida otra vez en 1963, para construir el actual templo.

 

 

 

 

 




One Response to "El Rocío y la historia de las tres ermitas"

  1. carmen romero   24 mayo 2015 at 11:09 am

    Esta ermita es preciosa ,pero la antarior tambien era muy bonita,lo que no acaba de gustarme es el dorado del retablo.pues a mí me encantaba llegar a la ermita y encontrarme de frente con la SRA . ahora la tengo que buscar enter tanto dorado ,cuando est´con el traje beig casi no resalta su bendita imagen.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.