Miles de romeros onubenses entran en la aldea almonteña en una explosión de júbilo

Como cada año, la Hermandad del Rocío de Huelva hizo su especial entrada por el barrio de las Gallinas entre cantes y gritos de 'Huelva, Huelva'.

Entrada del Simpecado de la Hermandad de Huelva en la aldea del Rocío./Foto: Julián Pérez.
Entrada del Simpecado de la Hermandad de Huelva en la aldea del Rocío./Foto: Julián Pérez.

HBN. La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Huelva ya está en la aldea de El Rocío, a la que ha llegado cuando se alcanzaban las 22.34 horas de este viernes 22 de mayo. Con la noche se aproximaban los miles de romeros de esta filial, la más numerosa de todas las de la Matriz almonteña, que un día antes salían llenos de energía de la capital al encuentro con la Blanca Paloma.

Los gritos de ‘¡Huelva, Huelva!’ avisaban de que la Hermandad ya había puesto los pies en el barrio de  las Gallinas, después de que la carreta de plata cruzara ‘El Charco’ y recorriera al compás el Camino de Moguer.

Dos romeros se abrazan a su llegada a la aldea. / Foto: Julián Pérez.
Dos romeros se abrazan a su llegada a la aldea. / Foto: Julián Pérez.

Las presentaciones del Viernes de Rocío ya habían tocado a su fin y muchos de los devotos que se encontraban en la aldea corrieron a acompañar a la filial onubense en su entrada, que por todos es sabido, es uno de los momentos más especiales de la romería.




Caras de cansancio y alegría se dejaban ver entre el gentío, que observaba con expectación cómo se desarrollaba la multitudinaria llegada de los onubenses. La carreta de plata de Huelva se ha mostrado iluminada, realzando la belleza del Simpecado, al que dedicaron cantes y vítores, y al que los hermanos, como cada año, rindieron homenaje.

Un pequeño jinete. / Foto: J. Norte
Un pequeño jinete. / Foto: J. Norte

Tras recibir la calurosa acogida, los rocieros acompañaron hasta la casa hermandad de Huelva al Simpecado, que ya descansa a la espera de reencontrarse con la Blanca Paloma en la madrugada del Lunes de Pentescostés.




La de Huelva ha sido una de las 57 hermandades que han finalizado su peregrinación este viernes, 22 de mayo. A lo largo del día, los romeros que ya se encontraban en la aldea han aprovechado para visitar la ermita y elevar sus plegarias a la Virgen del Rocío. Muestras de devoción, como el encendido de velas, se han sucedido en el poblado almonteño.

Ambiente festivo en la aldea.
Ambiente festivo en la aldea. / Foto: J. Norte

En las casas el ambiente festivo era palpable y la amabilidad y generosidad que caracterizan a la peregrinación se han unido, en hogares y caminos, el cante y baile en honor a la Blanca Paloma.

Por otro lado, este 23 de mayo llegarán a la aldea almonteña 16 corporaciones más, algunas de las cuales lo harán directamente a la presentación ante la Matriz de Almonte.

Velario encendido en la ermita del Rocío. /Foto: Julián Pérez.
Velario encendido en la ermita del Rocío. /Foto: Julián Pérez.

Y es que este Viernes de Rocío ya ha comenzado este ritual tradicional, que concluirá el sábado 23, y con el que se inicia de manera oficial la romería. Las distintas hermandades y agrupaciones rocieras han comenzado a presentarse ante la Virgen del Rocío, siendo recibidas y acogidas por la Hermandad Matriz de Almonte.

Al día siguiente, Domingo de Pentecostés, se celebrará el acto central de la romería: la Misa de Pentecostés, que será presidida por el obispo de Huelva, y concelebrada por los capellanes de las hermandades filiales ante el inmenso retablo que forman los Simpecados de las mismas, que se colocan en el altar montado para la ocasión en la explanada del recinto ferial.

Los romeros se agolpan para ver a la Virgen. / Foto: J. Norte.
Los romeros se agolpan para ver a la Virgen. / Foto: J. Norte.

En la noche del domingo, la aldea se ilumina por la luz de las velas y bengalas y devotos de todas las hermandades, con sus Simpecados al frente, van rezando el rosario hasta concentrarse en el altar de la Plaza de Doñana. Luego, cuando la ‘Virgen quiere’ se inicia la procesión de la imagen a hombros de sus hijos almonteños por las calles de El Rocío, un recorrido sin determinar y de duración desconocida que pone broche de oro a las fiestas en honor a la patrona de Almonte.

Ver galería de imágenes

 




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.