Pepe Bailón, un ingeniero destinado en San Salvador tras haber pasado por Quito

Lleva dos años en América Latina, donde ha adquirido experiencia profesional, conocido paisajes y culturas increíbles y, lo que es más importante, a la mujer que le ha cambiado la vida. Contento y motivado, Pepe reconoce que echa de menos acudir al estadio a animar a su Recre o poder pasear y tomar una tapa en una terraza.

Bailón en el Parque Nacional El Cajas- Cuenca, en Ecuador.
Bailón en el Parque Nacional El Cajas- Cuenca, en Ecuador.

HBN. Hay oportunidades en la vida que hay que saber aprovechar cuando se presentan. Eso es precisamente lo que hizo el ingeniero Pepe Bailón Peidró, que en mayo de 2103 vio cómo la suerte llamaba a su puerta. Ésta se presentó en forma de oferta de trabajo, cuando un amigo suyo que trabaja para la empresa española Ayesa le propuso que se marchara con él como consultor a Quito (Ecuador). Bailón no se lo pensó dos veces y desde entonces ha viajado por toda Hispanoamérica, descubriendo unos paisajes y una cultura que le han fascinado.

Pepe se siente onubense, pues vive en Huelva capital desde que tenía tres años, y lo que esta ciudad “es y me ha dado jamás lo cambiaría”, expresa el joven. Pasó su infancia en la guardería de las Agustinas, su niñez y adolescencia en los Maristas y finalmente estudió Ingeniería en la Universidad en Sevilla.

Ya de pequeño, a Pepe le gustó eso de conocer nuevas tierras e idiomas, pues con sólo 14 años tuvo la oportunidad de pasar un verano en Aarhus (Dinamarca) con un primo que trabajaba allí por aquel entonces, principalmente para comenzar a aprender inglés. Posteriormente Bailón pasó dos veranos en Inglaterra, siempre con la idea de mejorar el idioma, aunque “por desgracia ahora es cuando uno se arrepiente de no haber aprovechado mucho más aquellas oportunidades que me dieron mis padres”, explica.




El ingeniero asegura que siempre tuvo la idea de acabar trabajando algún día en un país de habla inglesa, pero lejos de estos pensamientos, Pepe acabó finalmente cruzando el Charco y viviendo, al principio, en Quito, donde tuvo la suerte de conocer a unos estupendos compañeros de empresa, a los que él denomina su “pequeña familia quiteña”.

En el Machu Picchu.
En el Machu Picchu.

En realidad, cuando le ofrecieron trabajar para Ayesa, Bailón no se planteó demasiado el cambio que aquello supondría, simplemente consideró que sería una gran oportunidad, tanto personal como profesional, como efectivamente ha sido.




El tiempo fue pasando, y dentro de la empresa surgieron nuevos proyectos, uno de ellos en San Salvador. Así, a principios de septiembre de 2014 el onubense se mudó a este país, donde ahora trabaja en un proyecto de consultoría SAP, implantando un nuevo sistema de gestión comercial a la empresa Distribuidora de Electricidad Delsur.

El Salvador está resultando, para este joven, una nueva experiencia para conocer nuevos lugares y seguir aprendiendo, pues “uno nunca sabe qué puede conocer y dónde”.

– ¿Cuál es tu balance hasta ahora de la experiencia?
– De 10. No hay nada que cambiaría, pues tuve la oportunidad de conocer un nuevo mundo, tener experiencias únicas de toda índole y, sin duda alguna, conocer a la mujer que realmente me cambió.

– Primero estuviste en Quito. Háblame de Ecuador.
– Podría decir que con palabras es imposible explicar la belleza y magnitud de sus paisajes y variedades. Sinceramente, es un país acogedor y único para realizar cualquier tipo de práctica (playa, montaña, selva, etc.), paisajes como el de Baños de Aguas Santa, cuyo nombre se debe a las aguas termales de la zona; Cotacachi, de gran interés por ser considerado “cantón ecológico”, preservando sus zonas verdes y fauna a través de la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas; Mindo que es especialmente renombrado por sus bellezas naturales; ciudades como Cuenca, Guayaquil, Esmeraldas, Manta, etc. y sin olvidarme de Montañita, un lugar convertido en un punto de encuentro para gente, usualmente extranjera, vinculada al surf y otros movimientos alternativos, para la diversión, el descanso y el contacto con la naturaleza, ¡qué noches en la playa!

Pepe ha conocido el lago navegable más largo del mundo, el Titicaca, en Perú.
Pepe ha conocido el lago navegable más largo del mundo, el Titicaca, en Perú.

– ¿Has podido visitar otros países de la zona?
– Tuve la oportunidad de viajar a Perú y conocer una de las siete maravillas del mundo como es Machu Picchu; estar en Puno, donde el lago de Titicaca, en Arequipa, en Lima, y por supuesto en las maravillosas playas de Máncora. También he conocido Colombia, donde por primera vez pasé unas navidades lejos de mi tierra, mi querida “Huerva”. Pero sin duda, la experiencia de pasar unas navidades vestido de verano y viendo de noche árboles de Navidad, luces y demás decoraciones típicas a temperatura de 30º es algo que nunca se me borrará de la mente. Conocí también la ciudad que hasta el momento más me ha enamorado de toda Latinoamérica: Cartagena de Indias; y otras ciudades como Santa Marta, y su playa El Rodadero; Barranquilla; Bogotá, etc.

– Actualmente vives en San Salvador. ¿Cómo es esta ciudad?
– El país es muy pequeño, pero sin duda cuenta con una gran ventaja, la cercanía de todo (playa, montaña, lago, etc.). Llevo medio año, pero puedo decir claramente que, pese a tanto escuchar del tema de delincuencia, inseguridad, etc. la realidad es que la ciudad de San Salvador me ha sorprendido gratamente, sólo hay que saber “moverse”, y tomar las precauciones necesarias. Por lo demás, lo que peor se lleva es el no poder “pasear”, como podría hacer por mi Huelva. Eso sí, contamos con apartamentos que en España serían impensables, con unas zonas comunes inigualables (piscina, barbacoa, gym, zona de televisión, bar, squash, etc.).

– ¿Cómo es vivir allí? ¿Es muy diferente a España?
– Totalmente diferente. Empezando por las estaciones, ‘acá’ en un mismo día se tienen casi todas las estaciones (nunca con temperaturas bajas), continuando con la alimentación, basada en el arroz, pollo y las famosas pupusas salvadoreñas, que no dejan de ser una tortilla de maíz gruesa hecha a mano, rellenas de queso o loroco, ¡Cómo se echa de menos almorzar con pan! Pero sin duda alguna, debido a los maras (organizaciones transnacionales de pandillas criminales asociadas) no hay comercios pequeños, y por tanto no tenemos bares en cada calle donde poder reunirnos. Aquí sólo podemos vivir de ‘puerta en puerta’, es decir, de la casa al restaurante y de vuelta, por ello lo que más se puede extrañar. Y por supuesto, no olvidemos las carreteras mal asfaltadas y diseñadas, transporte públicos antiguos y contaminados, aceras imposibles para personas con minusvalía, hospitales públicos impensables en los tiempos que estamos, etc. En definitiva, un mundo totalmente diferente que hace valorar más aún lo que somos y tenemos ‘allá’.

En Mitad del Mundo, al norte de Quito, en Ecuador.
En Mitad del Mundo, al norte de Quito, en Ecuador.

– ¿Y sus habitantes, cómo son?
– La nobleza y la buena educación al dirigirse a uno es predominante, pero sobre todo la amabilidad y cordialidad de todos con los que he tratado. Entre otras, lo que llama la atención es que, a diferentes de otros países latinoamericanos, no hay personas de raza negra debido a que en la época colonial no hubo esclavos negros, como por ejemplo en Costa Rica que vinieron con los ingleses.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
– Seguir aprovechando esta oportunidad y creciendo profesionalmente, para en un futuro volver a España a disfrutar de nuestra tierra con toda la experiencia sobre los hombros. Pero como la vida cambia de un día para otro, prefiero no tener muchos planes. Además, mientras tenga la confianza y la oportunidad de poder trabajar en diferentes proyectos internacionales, sin duda, lo mantendré por varios años.

– ¿Qué piensa tu familia de tu aventura?
– Tal y como estaba y está la situación en España, es una gran oportunidad profesional para crecer y madurar profesionalmente. Por mucho que nos echemos de menos, no hay ni habrá distancia que haga que estemos lejos de nuestra familia y amigos. Hoy en día las tecnologías nos permiten estar tan cerca, que sin duda nos ayuda a mantenernos cerca de ellos.

– ¿Y tus amigos?
– Seguramente muchos echen de menos nuestras quedadas para ir a ver al Decano, otros simplemente nuestros ratos cofrades, pero sin duda la situación debido a la crisis se complicó tanto que incluso muchos de mis amigos están también fuera de Huelva.

Bailón también ha visitado Cartagena de Indias (Colombia).
Bailón también ha visitado Cartagena de Indias (Colombia).

– ¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
– Pues en estas fechas, sin duda, no poder apoyar al Decano en estos momentos tan complicados en el estadio, y no sólo por televisión, así como haberme perdido la Semana Santa. Y por supuesto, poder salir con mis amigos y familia a tapear, y a tomar las copitas que fueran necesarias… ¡lo importante no es cómo se empieza, sino cómo se acaba!

– ¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España? ¿Por qué?
– Claro que uno echa de menos sus costumbres, su comida, su vida en general de España, pero la experiencia que uno gana es incomparable e inimaginable por mucho que parezca desde allí que esto es pobreza o menos desarrollado. Por eso, hay que conocer y ver antes de poder tener una opinión sobre Latinoamérica, pues hay tantos países que nos sorprendería, no sólo es Panamá o Costa Rica…

– Para terminar: un mensaje a los onubenses.
– Sin duda pocos lugares son como nuestra querida Huelva, pero no hay mejor experiencia que conocer mejor el mundo en el que vivimos, para poder valorarlo y entenderlo. Y a los más jóvenes, que no tengan miedo a dar el paso a salir fuera, pues ahí hay un mundo de oportunidades por duro y lejos que parezca.

Muchas gracias.




One Response to "Pepe Bailón, un ingeniero destinado en San Salvador tras haber pasado por Quito"

  1. Maria victoria Mateus Rodriguez   11 mayo 2015 at 7:55 pm

    Buenos días gente de Huelva mi nombre es Victoria Mateus soy Colombiana con mucho orgullo, me alegra profundamente que un extranjero se exprese bien de Latino América , por que es muy cierto la mayoría de los EXTRANJEROS no vienen a nuestros países por la malformación en la que viven.
    Como dice el Ing. Pepe Bailon muy acertadamente, aquí hay un mundo de oportunidades para ser aprovechadas, yo los invito a informarse mas de todo, lo que nuestros países como Colombia Ecuador Perú Panamá Costa rica etc pueden ofrecerles.
    Y quiero Felicitarlos por su buena labor periodística y al Ing. Pepe Bailon por su comentarios tan Positivos y exactos de la realidad en la que vivimos en aquí en Latino América, no solo malas noticias también tenemos cosas muy buenas he importantes que compartir con ustedes los esperamos.

    Gracias

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.