Cuando la cerveza de Huelva llegaba a las colonias españolas en África

El periodista de investigación Javier Julio García Miravete descubre documentos inéditos que certifican que desde finales del siglo XIX se fabricaba cerveza en Gibraleón. Una factoría que posteriormente destinaría parte de su producción a los españoles que vivían en las colonias de África, tal y como recoge en un estudio que verá la luz el próximo año.

A finales del siglo XIX se instaló en Gibraleón una de las pocas empresas cerveceras de España, un proyecto hasta ahora desconocido.
A finales del siglo XIX se instaló en Gibraleón una de las pocas empresas cerveceras de España, un proyecto hasta ahora desconocido.

Mari Paz Díaz. Ya sabíamos que Huelva fue pionera en la fabricación de cerveza a través de la fábrica que a inicios del siglo XX fundó la familia Mahou en Gibraleón. Así lo dio a conocer Huelva Buenas Noticias al hacerse eco de un artículo difundido por la revista Gibraleón Cultural, firmado por el historiador onubense Antonio Mira Toscano.

Sin embargo, a finales del XIX había existido otra empresa anterior que construyó en la localidad un francés con el nombre de ‘La Fortuna’.

Es decir, Gibraleón no sólo fue el lugar desde el que se distribuyó a nivel nacional la cerveza Mahou, sino que además fue un municipio adelantado a su tiempo, pues contó con una de las primeras fábricas de cerveza de España. Una cuestión sobre la que existía cierta rumorología y algunas leyendas, pero que nunca se había podido demostrar documentalmente. Hasta ahora.




El periodista Javier Julio, junto al Nobel de Literatura José Saramago. / Foto: vocesdeldesierto.com.
El periodista Javier Julio, junto al Nobel de Literatura José Saramago. / Foto: vocesdeldesierto.es.

Este descubrimiento ha sido realizado por el periodista de investigación Javier Julio García Miravete, que ha dedicado tres años a estudiar la saga familiar de Mahou en España a través de más de 20.000 documentos, donde ha podido hallar una valiosa información sobre Huelva, datos que nos asegura que son “absolutamente desconocidos”.

Uno de los primeros carteles conocidos de Mahou, donde se hace referencia a la fábrica de Gibraleón. / Foto: lafabricamuseodelacerveza.com/museo-genova.
Uno de los primeros carteles conocidos de Mahou, donde se hace referencia a la fábrica de Gibraleón. / Foto: lafabricamuseodelacerveza.com/museo-genova.

Según García Miravete, la sucursal de Mahou en Gibraleón comenzó a construirse en 1902 en unos terrenos en los que anteriormente había existido la otra fábrica de cerveza llamada ‘La Fortuna’, perteneciente al francés Filomeno Puissant. Este hecho fue fundamental para que Mahou decidiera instalarse en Huelva. En concreto, Luis Mahou y Solana, uno de los hijos de Casimiro Mahou, principal gestor de la cervecera, compró esta primera fábrica de Gibraleón con toda su tecnología, un hecho que puede explicarse porque el fundador de la marca era francés.




Carlos Mahou era muy aficionado a la caza. / Foto: vocesdeldesierto.es.
Carlos Mahou era muy aficionado a la caza. / Foto: vocesdeldesierto.es.

La familia Mahou conocía la existencia de ‘La Fortuna’ porque tenía terrenos en la provincia de Huelva, especialmente cotos, ya que eran muy aficionados a la caza. Tanto fue así que en la fábrica de Mahou se aprovechó toda la maquinaría de la anterior, de ‘La Fortuna’, enriquecida además con nueva tecnología puntera traída de Alemania. Según esta investigación inédita, “fueron numerosos los viajes del maestro cervecero alemán Konrad Stauffer y su lugarteniente Luis Hauffer (también alemán), así como de Alfredo Mahou a Gibraleón. Primero fue una inversión colectiva de los cuatro hermanos Mahou, pero finalmente, la adquirió a sus hermanos Luis Mahou y Solana”.

Como ha podido desvelar este estudio, “la compra se realizó en 1900 a través de su Concesionario Oficial en Huelva y Provincia ‘José Aragón Hermanos’ al francés Filomeno Puissant, que regentaba ‘La Fortuna’. A modo de curiosidad, se puede apuntar que, además de las botellas tradicionales usadas en la fábrica madrileña de Mahou, en la sucursal olontense se embotellaba de forma exclusiva envases de medio litro.

Primer anuncio de la fábrica publicado en la Guía de Huelva de 1905. / Foto: Javier Julio.
Primer anuncio de la fábrica publicado en la Guía de Huelva de 1905. / Foto: Javier Julio.

Pero, además, este nuevo estudio revela otras cuestiones completamente inéditas. Entre ellas se puede destacar que la fábrica de Mahou en Gibraleón no comenzó a funcionar cuando se inauguró en 1904, como se pensaba hasta ahora, sino que lo hizo, al menos, cuatro años antes, en 1900.

“Primero funcionó como ‘Hijos de C. Mahou’, con los mismos proveedores de la fábrica madrileña. Luego, al aumentar los pedidos en botellas, tapones, etiquetas…, los precios salían más baratos y la empresa ahorraba costos”, nos comenta este investigador. El director de la factoría fue su sobrino Casimiro Mahou García. Aunque, posteriormente, Luis compró la parte de esta instalación a sus tres hermanos y la fábrica pasó a denominarse ‘Luis Mahou y Solana’, si bien siguió estando regida hasta su cierre en el año 1912 por su sobrino.

Botella original y completa de la fábrica de Hielo y Cerveza "Luis Mahou Solana" en Gibraleón (Segunda etapa empresarial). / Foto: Javier Jullio.
Botella original y completa de la fábrica de Hielo y Cerveza “Luis Mahou Solana” en Gibraleón (Segunda etapa empresarial). / Foto: Javier Julio García.

Sobre las causas del cierre de esta fábrica olontense en 1912, Javier Julio también ofrece nuevos datos que vienen a complementar las teorías hasta ahora planteadas, que se referían al hecho de que fue un fracaso el intento de introducir la bebida de cerveza entre los mineros que trabajaban en las minas onubenses y, por tanto, no era rentable. A estas hipótesis, este libro apunta que la versión oficial de su cierre fue la contaminación del río Odiel, a pesar de que Mahou tenía una potente depuradora.

Sin embargo, todo parece indicar que influyó de forma determinante un aspecto que hasta ahora “no se ha tenido en cuenta: las guerras coloniales con Marruecos. Y es que desde Gibraleón se enviaba cerveza a las colonias españolas en África“, explica García.

La cerveza de Huelva llegaba a África. / Foto: fuenterebollo.com.
La cerveza de Huelva llegaba a África. / Foto: fuenterebollo.com.

Sí, porque la importancia de la fábrica de Gibraleón fue muy relevante, no sólo en todo el territorio nacional, sino que también fue un referente de cara a la expansión comercial en las colonias españolas en África (Guinea Ecuatorial, Sáhara, Ifni y El Protectorado de Marruecos), por lo que se vio directamente afectada por las guerras coloniales y las revueltas en el Rif, junto a los demás territorios españoles lindantes con Marruecos. Está demostrado que la población española que residió en las colonias africanas era consumidora de cerveza, que se importaba desde España o Alemania. Entre los españoles en el continente africano había militares, pero también obreros y burgueses.

Tras el cierre, la familia Mahou, fue despedida del pueblo con banda de música y toda clase de honores.

Membrete de un documento de la fábrica de Hielo y Cerveza "Hijos de C. Mahou" en Gibraleón (Primera etapa empresarial). / Foto: Javier Julio.
Membrete de un documento de la fábrica de Hielo y Cerveza “Hijos de C. Mahou” en Gibraleón (Primera etapa empresarial). / Foto: Javier Julio.

Pero aún existe otra curiosidad sobre esta pionera iniciativa empresarial situada en Huelva. Porque otra de las aportaciones de esta investigación es que la fábrica no era exclusivamente de cervezas, sino que también era de hielo, usado internamente para enfriar las cocciones de cerveza y externamente vendido en bloques a particulares, así como a otros establecimientos para refrescar -especialmente en verano- las bebidas. Desde su inauguración oficial -el 3 de abril de 1904- esta instalación estaba equipada tecnológicamente para producir diariamente 5.000 litros de cerveza y 6.000 kilos de hielo.

Documento inédito de la contabilidad de la fábrica de Gibraleón en 1902 . / Foto: Javier Julio García.
Documento inédito de la contabilidad de la fábrica de Gibraleón en 1902 . / Foto: Javier Julio García.

Todas estas cuestiones aparecen recogidas en la publicación ‘125 años de Mahou. Historia de una dinastía cervecera’, un libro totalmente inédito que se presentará precisamente con motivo de este aniversario de la fábrica, por lo que en Huelva Buenas Noticias ofrecemos datos y fotografías que hasta ahora nunca han visto la luz gracias a la gentileza de su autor. En concreto, la fecha oficial de ese aniversario se cumplirá el próximo año 2015, teniendo en cuenta que la fundación de Mahou se produjo en 1890, cuando llegó a España el maestro cervecero Konrad Stauffer.

El periodista no descarta realizar un libro sobre la fábrica de cerveza de Gibraleón.
El periodista no descarta realizar un libro sobre la fábrica de cerveza de Gibraleón.

Es más, Javier Julio García Miravete no descarta en el futuro realizar una investigación más exhaustiva sobre la fábrica de Gibraleón, aunque “para llevar a cabo este trabajo, necesito el apoyo de alguna institución interesada en conocer estos nuevos e inéditos aportes”.

Este periodista de 50 años lleva dedicado a esta profesión desde los 17, por lo que ha hecho un poco de todo, desde periodismo médico a trabajar en los informativos de Tele 5. Sus conocimientos de Mahou los adquirió del Premio Príncipe de Asturias colombiano Manuel Elkin Patarroyo, del que es su biógrafo en España. Experto en información de América Latina, este periodista compagina su trabajo público con su labor de investigación, dedicándose en los últimos tres años a Mahou, pero no es el único tema que le interesa, ya que está pensando en publicar un libro sobre Pablo Neruda.
En cualquier caso, en esta ocasión, ha conseguido con su trabajo desvelar interesantes acontecimientos de Huelva. Seguro que muchos estarán impacientes por ver publicado su libro.




5 Responses to "Cuando la cerveza de Huelva llegaba a las colonias españolas en África"

  1. Diego Lopa   20 febrero 2014 at 11:23 am

    Interesante artículo, magnificamente documentado y mejor desarrollado.

    Responder
  2. Rosa Molina   20 febrero 2014 at 4:08 pm

    J. Julio: éxitos y que nos veamos pronto. Abrazos. Rosa.

    Responder
  3. Rubén Oliveros   20 febrero 2014 at 5:42 pm

    El desconocimiento que se dice en el articulo seria fuera de Gibraleón, por que aqui si se tiene conocimiento de la existencia de la fabrica anterior a la de Mahou, la del frances, quiere decirse que de rumoroligia y leyenda nada, de echo aqui se le hizo un homenage a la nieta de Mahou y se le entrego hace varios años la medalla de la ciudad, y un vecino hizo entrega de una botella de aquella epoca a la fabrica y se la llevaron al museo de Mahou en madrid, ademas de muchas otras cosas que tiene gibraleon, un pueblo con muchos años de historia, un dato feria de gibraleon data de 1323, se puede observar en la obra literaria universal El quijote de la mancha ¿a quien va dedicado?, etc… aqui en Gibraleon tambien hay gente interesada en la historia y licenciados en Historia

    Responder
    • Javier-Julio García Miravete   21 febrero 2014 at 3:07 pm

      Efectivamente, dentro de Gibraleón se sabía sobre la existencia de una fábrica anterior del fráces Filomeno Puissant, pero -según se decía- sus vestigios habían desaparecido. Lo que se desconocía es que ésta había sido comprada por Hijos de C. Mahou instalar la suya en el mismo lugar, y támpoco se conocía el nombre de “La Fortuna”. Efectivamente, la botella de Luis Mahou y Solana corresponde al obsequio que fue realizado por una vecina a la nieta de Mahou. Igualmente, le fue regalada otro envase de la fábrica “francesa” (de ahí esta sacado el nombre. Esta foto fue cedida en 2011 por la cervecera para ilustrar un catálogo y exposición sobre el pasado de la industria olontense, que se celebró en Gibraleón. La “Guía de Huelva y su Provincia” pertenece al Archivo Municipal de esta ciudad (como se puede comprobar en el tampón de la imagen). Los otros dos documentos, han sido obtenidos y proceden del Archivo General de la Administración (AGA) en Alcalá de Henares y del Archivo Regional de la CAM.
      Indudablemente, nadie de duda de la calidad y cualificación historiadores oletenses y andaluces, pero el periodismo de investigación reside en hilar rumores para convertirlos en pruebas. Y mi trabajo ha sido (y sigue siendo) demostrar documentalmente esa historia.
      Imaginate: si la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, no hubiera contado con papeles y cartas de navegación que demostrasen su españolidad, jamás se habría podido recuperar y repatriar el tesoro de Odysseis.
      En la judicatura no basta con saber algo, sino que hay que probarlo. Eso mismo ocurre con la historia. Y ahasta ahora quizá nadie haya buscado esa historia, o tal vez nadie la haya encontrado. Y da la casualidad que he sido el primero, como reflejan los documentos, que -hasta ahora- nunca han sido publicados. O si alguien los tenía, nunca los había hecho públicos.

      Responder
  4. Javier-Julio García Miravete   21 febrero 2014 at 11:04 am

    Efectivamente, dentro de Gibraleón se sabía sobre la existencia de una fábrica anterior del fráces Filomeno Puissant, pero -según se decía- sus vestigios habían desaparecido. Lo que se desconocía es que ésta había sido comprada por Hijos de C. Mahou instalar la suya en el mismo lugar, y támpoco se conocía el nombre de “La Fortuna”. Efectivamente, la botella de Luis Mahou y Solana corresponde al obsequio que fue realizado por una vecina a la nieta de Mahou. Igualmente, le fue regalada otro envase de la fábrica “francesa” (de ahí esta sacado el nombre. Esta foto fue cedida en 2011 por la cervecera para ilustrar un catálogo y exposición sobre el pasado de la industria olontense, que se celebró en Gibraleón. La “Guía de Huelva y su Provincia” pertenece al Archivo Municipal de esta ciudad (como se puede comprobar en el tampón de la imagen). Los otros dos documentos, han sido obtenidos y proceden del Archivo General de la Administración (AGA) en Alcalá de Henares y del Archivo Regional de la CAM.
    Indudablemente, nadie de duda de la calidad y cualificación historiadores oletenses y andaluces, pero el periodismo de investigación reside en hilar rumores para convertirlos en pruebas. Y mi trabajo ha sido (y sigue siendo) demostrar documentalmente esa historia.
    Imaginate: si la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, no hubiera contado con papeles y cartas de navegación que demostrasen su españolidad, jamás se habría podido recuperar y repatriar el tesoro de Odysseis.
    En la judicatura no basta con saber algo, sino que hay que probarlo. Eso mismo ocurre con la historia. Y ahasta ahora quizá nadie haya buscado esa historia, o tal vez nadie la haya encontrado. Y da la casualidad que he sido el primero, como reflejan los documentos, que -hasta ahora- nunca han sido publicados. O si alguien los tenía, nunca los había hecho públicos.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.