Mini

El San Roque de Lepe vuelva a mostrar su cara de líder y supera (0-3) al Arcos en un partido muy disputado

Los aurinegros, sin florituras y en un nuevo alarde de eficacia, se adaptaron bien al frío y al viento que reinó durante todo el choque.

Mustafá, autor del tercer gol del San Roque, fue de los destacados.
Mustafá, autor del tercer gol del San Roque, fue de los destacados.

S. D. Tocaba ganar. Y el San Roque lo hizo. Por 3-0 en el campo del Arcos. Aunque no se podía aplicar la palabra crisis a un equipo que domina el grupo con manu militari, y al que el hecho de sumar un solo punto en dos partidos no le importó demasiado, el San Roque de Lepe estaba un poco en la obligación de volver a ejercer de líder. Lo hizo. Fajándose con un rival correoso, que planteó el partido como una guerra de guerrilas, pero que se vio superado por este cuadro sanroquista, menos brillante que otras veces, pero igualmente certero.

El frío y el viento que reinó en el Antonio Barbadillo de Arcos fueron aliados en contra del que, se supone, tiene mucho más que exponer, en este caso el cuadro lepero. Dadas las circunstancias el partido se intuía con pocas florituras. Por eso el cuadro de Alejandro Ceballo se aplicó a seguir el manual para estas oportunidades, en las que el fútbol directo campa a sus anchas y el partido se juega metro a metro.

Con la que estaba cayendo era presumible que ninguno de los dos quisiera correr riesgos innecesarios en los albores del choque. Mucho respecto y bastante juego en el centro del campo en esos compases iniciales, en los que nadie quería dar su brazo a torcer. La consecuencia, los dos porteros eran espectadores, si bien como excepción para cumplir la regla, a los ocho minutos Guille tuvo que emplearse a fondo tras un remate de cabeza de Guille.




Para encontrar otra oportunidad hubo que esperar a la media hora. Llevó la firma del San Roque. Fue Juan Gómez el que pudo hacer el 0-1, pero lamentablemente para los intereses sanroquistas marró ante Ismael Acosta. De todos modos fue el preámbulo del primer gol forastero. Con el mismo protagonista, dos minutos más tarde de esa primera ocasión. Un buen disparo cruzado del jugador del San Roque finiquitó una buena acción personal. Lo más complicado podía estar hecho.

Y el San Roque olió sangre. Ese gol fue un mazazo para los arcenses, que bien que aprovechó el equipo de Ceballos para, antes del descanso, prácticamente cerrar el partido. Tuvo de su lado el componente fortuna, ese que puede que le hubiera abandonado en los dos partidos precedentes, ya que el 0-2 fue en propia meta de Jesús Romero, al querer tapar un centro de Mustafá.




El descanso, pese al infortunio, le vino bien al Arcos. Serenó sus ideas y buscó con ganas y fe el imposible. Es de agradecer el esfuerzo de los locales, que no consiguieron marcar, pero al menos sí hicieron trabajar al meta Guille en los primeros compases del segundo periodo.

El San Roque, bien asentado sobre el terreno de juego, lo fio todo a que un contragolpe le diera el tercero. Esa jugada llegó en el minuto 64. Mustafá robó un balón y se quedó solo ante Ismael, al que batió.

El Arcos, con todo perdido, se fue arriba en busca de, al menos, el gol del honor que le volviera a meter en el partido. Tuvo ocasiones, pero no atinó ante la meta del acertado Guille. Igualmente las tuvo el San Roque de Lepe, pero también se topó con el portero rival, que evitó que el triunfo visitante fuera más holgado.

ARCOS: Ismael Acosta; Manolo (Xavi, 56′), Chato (David Forján, 76′), Casillas, Jesús Romero, Dani Coronel, Vito, Zurdito, David Sánchez, Dani Zuñiga (Juancar, 66′), Juanito Cañas.

SAN ROQUE DE LEPE: Guille; Llano, Ramírez, Juanma, Álex Hornillo, Jorge, Mustafá (Vargas, 82′), Manu Fidalgo (Suanes, 76′), Juan Gómez, Tano, Selu (Jesús Rubio, 69′).

Árbitro: Santiso Álvarez (colegio sevillano ). Amonestó a Jesús Romero, por el equipo arcense; y a Álex Hornillo, por el cuadro lepero.

Goles: 0-1 (35′) Juan Gómez. 0-2 (46′) Javi Romero (p,p,). 0-3 (64′) Mustafá.

Incidencias: Unos 200 espectadores se dieron cita en el campo Antonio Barbadillo.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.