La asociación de familias de personas sordas de Huelva mejorará sus servicios de Atención Temprana gracias a la ayuda de Emahsa

El colectivo ha firmado un convenio de colaboración con Aguas de Huelva a través del cual se llevará a cabo la adecuación y renovación del espacio en el que la asociación evalúa y atiende a los niños y niñas más pequeños con problemas de audición

Redacción. Aguas de Huelva colaborará en la renovación y adecuación del equipamiento del Aula de Atención Temprana de la Asociación de Padres Deficientes Sensoriales Sordos de Huelva (Asprodesordos), en la que la asociación evalúa y atiende a los niños y niñas más pequeños con problemas de audición.

Firma del convenio entre Asprodesordos y Aguas de Huelva.
Firma del convenio entre Asprodesordos y Aguas de Huelva.

Esta colaboración se ha hecho posible gracias a la firma un convenio, rubricado por el director gerente de Emahsa, Manuel Pérez Sarmentero, y el presidente de Asprodesordos, Luis Cobos Fernández, el pasado mes de enero.

Asprodesordos tiene como misión principal velar y proteger los derechos de las personas sordas, intentando llegar a la difícil meta de su inserción en la sociedad. Aguas de Huelva consciente de su importante labor humanitaria e integradora en la sociedad onubense, quiere participar activamente en su desarrollo y, por ello, se ha comprometido a colaborar en la renovación y adecuación del aula de formación de atención temprana, que desde ahora pasará a denominarse ‘Aula de Atención Temprana Aguas de Huelva.




Este aula se incluye dentro de los programas formativos que Asprodesordos mantiene para atender a niños y personas con discapacidad auditiva en diferentes áreas: sociales, educativas, formativas y culturales. Concretamente, este servicio se dedica desde hace una década a evaluar y atender a los menores de hasta tres años de edad, de reciente diagnóstico.

Aguas de Huelva colaborará en la renovación del equipamiento necesario para que puedan seguir desarrollando su labor, que consta desde material didáctico y rehabilitador o equipos informáticos, hasta pilas de implantes cocleares, audífonos, programas específicos informáticos de logopedia o un retroproyector. Un equipamiento, que después de diez años de trabajo continuado, necesita ser actualizado.




 




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.