La Mesa del Ibérico aboga por trabajar para que la nueva Norma de Calidad beneficie al sector y a los consumidores

En la reunión celebrada este lunes, tres de febrero, se ha abordado la nueva regulación y su incidencia en Andalucía

La consejera ha presidido la Mesa de Calidad del Ibérico.
La consejera ha presidido la Mesa de Calidad del Ibérico.

Redacción. Este lunes, tres de febrero, se ha reunido en Sevilla la Mesa del Ibérico con el objetivo de abordar la nueva Norma de Calidad y su incidencia en Andalucía.

A la cita ha asistido la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, quien ha asegurado que “es el momento de trabajar para que la nueva Norma de Calidad del Ibérico se implante de forma satisfactoria para beneficio del sector y de los consumidores”.  La consejera, que ha presidido esta Mesa en la que se ha analizado la nueva regulación, publicada el pasado 11 de enero, y su incidencia en Andalucía, ha asegurado que “desde la Consejería valoramos la nueva Norma de Calidad del Ibérico, ya que se trata de una modificación muy esperada por el sector que habíamos solicitado desde Andalucía”.

En este sentido, ha recordado que, “en los últimos años, el cerdo ibérico en extensivo, criado bajo un sistema de producción sostenible único y singular como la dehesa, se ha visto abocado a una posición económica insostenible, debido a una sobreoferta de ibérico de cebo intensivo y la falta de una adecuada diferenciación de los productos del cerdo ibérico extensivo en los mercados”. Esto ha afectado especialmente al cerdo ibérico de montanera, que es el producto de más calidad, pero también el que más costes de producción soporta, ha apuntado.




La nueva norma de calidad beneficiará al sector del Ibérico.
La nueva norma de calidad beneficiará al sector del Ibérico.

Por todo ello, ha asegurado, “era necesario modificar la anterior Norma de Calidad de este tipo de productos”. De esta forma, “la nueva norma incorpora buena parte de las demandas que habíamos trasladado al Ministerio, gracias al trabajo coordinado con el sector”, ha señalado. Al respecto, la consejera ha destacado como algo positivo de la norma nueva “que haya una mayor claridad en las denominaciones de venta, especificando aspectos raciales y de la alimentación”. Igualmente, ha añadido, “estamos de acuerdo con la simplificación a tres categorías de alimentación –bellota, cebo de campo y cebo- y valoramos, especialmente, la categoría de ‘bellota’, que debe ser la principal denominación que debe definirse en la norma”.

Asimismo, Elena Víboras ha considerado “positivo” que se mencione primero la alimentación y luego la raza, “tal y como proponía Andalucía, porque consideramos que es algo crucial para que el etiquetado sea más claro”. No obstante, ha apuntado, “desde Andalucía defendíamos que se utilizara la denominación de ‘pienso’, ‘de rejilla’ o ‘de granja’ en lugar de ‘cebo’ para aquellos animales que se crían en intensivo y que no tienen ninguna relación con la dehesa”.




De igual forma, ha explicado, “consideramos que el ‘cebo de campo’ pasa a ser un cajón de sastre en el que caben distintos sistemas de producción, permitiendo densidades de hasta 100 cerdos por hectáreas, eso sí, al aire libre”. Estas producciones intensivas comparten la misma denominación que aquellas que realizan un aprovechamiento más extensivo y que utilizan otros recursos de la dehesa, pero que no alcanzan el peso final en montanera y se tienen que terminar con cereales, ha destacado.

La alimentación se antepone a la raza con la nueva norma.
La alimentación se antepone a la raza con la nueva norma.

En cuanto al etiquetado, “valoramos que se evite el uso de alusiones o imágenes de dehesa, bellota y similares en otras denominaciones, evitando así la confusión del consumidor, tal y como pedíamos desde Andalucía”, ha aseverado.

Igualmente, ha detallado que desde Andalucía se está de acuerdo con el uso de precintos de colores para identificar y trazar los jamones y paletas, según cuatro denominaciones: negro (bellota 100% ibérico), rojo (de bellota ibérico), verde (de cebo de campo ibérico) y blanco (de cebo de campo). No obstante, ha recordado que, debido a que el color verde puede crear confusión a los consumidores, que pueden pensar que está más relacionado con la dehesa que el rojo, Andalucía propuso utilizar los colores negro, verde, amarillo y blanco para el orden de denominaciones mencionado.

Tal y como ha trasladado la consejera a los participantes en esta Mesa, quedan aún algunos detalles que se tienen que definir y concretar más, como los controles. De igual forma, “consideramos que el periodo de adaptación previsto en la norma favorece fundamentalmente a la industria y no al sector productor, pues se debería haber establecido un periodo transitorio para la adaptación de las cargas ganaderas”, ha subrayado.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.