La inauguración de La Encarnación: una feliz jornada para la línea del ferrocarril Zafra a Huelva, en 1915

En una época de crecimiento económico, un particular costeó de su propio bolsillo un apeadero cargadero para la línea onubense, en el lugar en el que antes había una caseta de peón.

Foto de familia en la inauguración de la estación de La Encarnación
Invitados a la inauguración de la estación de La Encarnación

R.F.Beviá. Una de las empresas que mas influencia ha tenido en la historia contemporanea de Huelva ha sido la Compañía del Ferro-carril de Zafra a Huelva. Curiosamente no es mucho lo que se ha escrito sobre ella o, más bien, sobre su historia. Sin embargo, su legado si tiene espacio hoy en día en los medios de comunicación por la incertidumbre unida a su futuro.

Confiando en que la racionalidad (no la del recorte ciego y cortoplacista) impere y que esta arteria permita con su existencia operativa nuevas oportunidades para la economía onubense, traemos una pequeña historia de celebración en la que sus protagonistas muy probablemente percibían una realidad respecto a al futuro de la línea radicalmente opuesta a la que hoy, con preocupación, vivimos.

Miguel Borrero Morón era un importante empresario de Huelva de finales del siglo XIX, principios del siglo XX. Diversos negocios hacían que en la lista de los 100 principales contribuyentes de esta provincia en 1916 estuviese situado en un privilegiado lugar: decimotercero. Miguel Borrero, además, mantenía una importante actividad social, ostentando diversos cargos en cámaras oficiales, como la de Comercio, la Agrícola o la de la Propiedad Urbana. Fallecida su mujer decidió perpetuar su memoria dedicándole un singular homenaje: la construcción de un apeadero / cargadero situado en una finca de su propiedad por la que transcurría la línea de ferrocarril de Huelva a Zafra. Este apeadero, llamado para mayor honor estación, tendría el nombre de su mujer: Encarnación.

La salida de la comitiva se produjo a las cinco y media de la mañana desde la Estación de Huelva-Zafra
La salida de la comitiva se produjo a las 5 y media de la mañana desde la Estación de Huelva-Zafra

Situado entre El Cobujón y Los Milanos, aproximadamente en el punto kilométrico 144 en el sentido Zafra a Huelva, estuvo operativo, al menos, hasta 1960. La inauguración del mismo constituyó un notable acontecimiento, citado incluso, aunque brevemente, en prensa nacional. El día elegido fue el 26 de junio de 1915, hace casi un siglo.  Una treintena de selectos invitados tuvieron la oportunidad de pasar una jornada muy especial, que comenzó con un buen desayuno a las cinco de la mañana en el café Nuevo Mundo, cerca de la Estación de Zafra en la que embarcarían en el propio tren para trasladarse a La Encarnación.

Zona próxima a la antigua Estación de la Encarnación
Zona próxima a la antigua Estación de la Encarnación

En la comitiva estaba lo más granado de la sociedad onubense: entre otros, los diputados en las Cortes Españolas por Huelva, Manuel Martín Vázquez y Manuel Rebollo Orta; el gobernador civil de la provincia, Eduardo Rivadulla; los alcaldes de Huelva y Calañas, José Ruifernandez y Ramón Conde; el arcipreste de Huelva, Miguel Muñoz Espinosa; los abogados Manuel Siurot (sobresaliente escritor y pedagogo), José Marchena Colombo y Ricardo Terrades, el segundo presidente de la Real Sociedad Colombina y los dos últimos catedráticos del Instituto La Rábida; los reputados médicos Enrique Crespo y Rafael Repiso; el fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Bernardo Cos-Gayon; Juan Cádiz, principal notario de la capital; Manuel Lazo, Secretario de Instrucción Pública; el arquitecto Trinidad Gallego; el corredor de comercio, Justo Borrero de la Feria; el fotógrafo Diego Calle; los empresarios Antonio de Mora Claros y Nicolás Vázquez Pérez; y representando a la Compañía de Zafra-Huelva su jefe comercial y apoderado, Agapito López.

Fotografía tras la misa en el altar preparado al efecto por Borrero Morón
Fotografía tras la misa en el altar preparado al efecto por Borrero Morón

Habiendo salido de Huelva a las cinco y media llegaron a la nueva estación algo antes de la siete de la mañana. Al llegar se encontraron, para recuperarse de esa ‘velocidad de vértigo’, una opípara mesa servida como paso previo a la misa. Esta fue celebrada con toda solemnidad, transcurrida la cual fue tomada por el gran Calle la primera instantánea fotográfica, que aquí reproducimos con los participantes delante del altar. A este destacado momento de la inauguración siguió el almuerzo, iniciado sobre las doce del mediodía.

Maravilloso paisaje próximo al lugar donde estuvo La Encarnación
Maravilloso paisaje próximo al lugar donde estuvo La Encarnación

A los postres del mismo se pronunciaron numerosos discursos, entre los que destacó el de Manuel Siurot, que realizó unas simpáticas e ingeniosas semblanzas de los presentes, privilegiados participantes en el emotivo acto. También se leyeron varios telegramas de adhesión, entre otros el del gobernador civil de Córdoba, amigo personal de Borrero Morón.

Tras el almuerzo fue tomada una segunda fotografía, que encabeza el artículo, en la que hemos podido identificar, además del arcipreste, a Manuel Rebollo, Eduardo Rivadulla, Manuel Siurot, Marchena Colombo, Ricardo Terrades, Mora Claros y Agapito López. Invitamos a nuestros lectores, algunos de los cuales serán descendientes de los protagonistas de esta pequeña historia, a identificar al resto.

Cansados pero satisfechos, los invitados a esta singular jornada llegaron a Huelva sobre las nueve y media de la tarde, de ese lejano y feliz 26 de Junio de 1915.



2 Responses to "La inauguración de La Encarnación: una feliz jornada para la línea del ferrocarril Zafra a Huelva, en 1915"

  1. Emilio Romero   5 junio 2013 at 10:02 am

    Como siempre, genial…..descifrando las fotos y completándolas con su historia, la cual no debemos olvidar porque es nuestra historia.

    Responder
  2. Izaskun   5 junio 2013 at 2:56 pm

    Lupe Martín Summers quisiera saber quién es Manuel Martín Vazquez, al que nombran en el artículo. se trata de su bisabuelo.

    Responder

Leave a Reply to Emilio Romero Cancel Reply

Su dirección de correo no será publicada.